Historia de los Misioneros Pasionistas


La Congregación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo (Misioneros Pasionistas), es un grupo de Sacerdotes y de Hermanos religiosos que se dedican con amor y con empeño a anunciar y a proclamar que la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo es un remedio muy eficaz para atacar todos los males que sufre nuestro tiempo.

Esta Congregación fue fundada por Pablo Francisco Danei, más tarde conocido como San Pablo de la Cruz, el cual nació en Italia en 1694, y después de todo un camino entre luces y sombras, fracasos y éxitos, alegrías y enfermedades, logra consolidar un grupo de seguidores que se dedican especialmente a proclamar que la Pasión de Cristo es la muestra mas grande del Amor Divino hacia cada uno de nosotros. Este apostolado lo realizan especialmente mediante la predicación de la Misiones Populares, el Acompañamiento Espiritual y la Predicación de Ejercicios Espirituales.

San Pablo de la Cruz muere en 1775 y deja bien consolidada a la Congregación, la cual, con el tiempo se fue extendiendo primero en Italia y más tarde en los diversos países hasta abarcar los cinco Continentes.

La historia de los Pasionistas aquí en México se remonta hasta el año 1863, cuando un grupo de religiosos salieron de Italia con el propósito de fundar en California, hubo algunos contratiempos en aquella fundación y por ello se decidió que tres de ellos, vinieran a México, los cuales llegaron en el año 1865.

Los Pasionistas estuvieron algunos meses en Tepozotlán, luego pasaron al templo de San Diego, en Tacubaya (el hoy Museo de Cartografía en el Periférico), en donde permanecieron hasta 1873, año en que fueron deportados junto con otras congregaciones religiosas.

Los Pasionistas regresan a México como misioneros para la Diócesis de Chiapas en 1877 y ahí misionan varias parroquias hasta el año 1879, en que muere el Obispo de esa diócesis; así que pasan a la ciudad de México y el Arzobispo los recibe con los brazos abiertos. En 1880 nuevamente regresan a Tacubaya, recuperan el templo de San Diego. En 1884 fundan una comunidad en Toluca.

En 1895 los Pasionistas adquieren lo que se conoce como “La Casa Amarilla”, una propiedad de la Arquidiócesis (y que hoy en día es la sede la Delegación Miguel Hidalgo) y al año siguiente se pasa a vivir en ella.

Durante la Cristiada (1926-1929) los Misioneros Pasionistas también fueron expulsados de la “Casa Amarilla”, los bienes fueron confiscados por el gobierno, y desde entonces ya no se volvieron a recuperar. Algunos misioneros permanecieron y un poco después se buscó permanecer en la ciudad de México, por eso se fueron a ubicar en la Colonia Guadalupe Insurgentes y poco a poco se fue construyendo lo que hoy se conoce como Templo de la Pasión.
Y también, como ya hemos visto, el Templo del Espíritu Santo y del Señor Mueve Corazones fue donado para que otra comunidad pasionista lo habitara, y fue en donde más tarde nacería la Provincia de Cristo Rey.

3 comentarios:

  1. ¿Por qué, en tanto años, la comunidad ha dejado perder el valor arquitectónico del Parque de la Pasión?

    ResponderEliminar
  2. En mi pregunta anterior me refería al deterioro de la bellísima fuente del Parque de la Pasión, la cual, además de gran suciedad, aguas estancadas, le fueron arrancada toda la talavera. Orinada por indigentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, disculpe, este blog solamente es de la Parroquia del Espíritu Santo en la Col. Escandón. No podemos aclarar su duda.

      Eliminar

ESCRIBE AQUI TUS COMENTARIOS, OPINIONES, QUEJAS Y SUGERENCIAS PARA UN MEJOR SERVICIO EN NUESTRA PARROQUIA.
GRACIAS.

REQUISITOS PARA SACRAMENTOS