EL PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA * CATEQUESIS SOBRE LA EUCARISTÍA

CATEQUESIS SOBRE LA EUCARISTÍA 5

EL PRESIDENTE

PARA COMENZAR.
-          ¿Qué tan importante crees el papel del que “preside” cualquier fiesta o celebración? ¿cuál es su responsabilidad? ¿qué cosas  son específicas de él?
El Presidente de la Asamblea.
La Iglesia es una comunidad sacerdotal por ser Cuerpo de Cristo, y esta comunidad alcanza su máxima expresión sacerdotal en los ministros ordenados, los cuales, en el interior de la comunidad, celebran los sacramentos y ofrecen el sacrificio eucarístico como continuación de la acción de los apóstoles gracias al sacramento del Orden Sacerdotal.

El sacerdocio ministerial (de los ministros) y el sacerdocio común (de los fieles) expresan la dimensión de una iglesia que es pueblo sacerdotal, y esto exige que se complementen mutuamente para realizar el culto verdadero.  Entre ambos sacerdocios hay diferencia, no porque uno lo posea y otros no, sino por la diversa posición que pueden tener dentro de la celebración; pero el sujeto último y trascendente de nuestro sacerdocio es Cristo Sumo y Eterno Sacerdote.  
sacerdocio es Cristo Sumo y Eterno Sacerdote. 
A fin de cuentas es la Asamblea toda la que celebra, o mejor dicho, la que concelebra con Cristo, el celebrante principal, el único Pontífice máximo y el único mediador, en cuya persona actúan los ministros ordenados.
“El presbítero que preside, siendo parte del pueblo cristiano, tiene funciones muy particulares en la Asamblea: en virtud de su sacerdocio ministerial hace la veces de Cristo en lo que representa sacramentalmente. Preside – va adelante – en la fe: a través de los signos expresa su fe en Cristo Resucitado y la testimonia delante de la Asamblea. Sirve al pueblo con dignidad y humildad para que éste, a partir de su servicio y comunicación, alcance la plena participación en el Misterio que se celebra.”
“Su acción se centra entre dos polos: debe servir a Dios a quien representa y encarna sacramentalmente y cuyo mensaje y salvación realiza para el pueblo, y debe también servir a sus hermanos haciéndoles comprensible dicho mensaje y dicha salvación.”
Como presidente, no es el que lo hace todo, ni de quien depende todo el dinamismo de la celebración, es quien “preside” en la persona de Cristo, pero su papel es coordinar y procurar la mayor participación posible de toda la Asamblea, de acuerdo a sus carismas y ministerios. De nada sirve un buen “presidente” con una asamblea pasiva, y de nada sirve una asamblea activa con un presidente apático; ambos deben trabajar de manera organizada para lograr una verdadera acción litúrgica participada y consciente.
Misioneros Pasionistas
Parroquia del Espíritu Santo y Señor Mueve Corazones
II Vicaria, IV Decanato
Arquidiócesis de México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ESCRIBE AQUI TUS COMENTARIOS, OPINIONES, QUEJAS Y SUGERENCIAS PARA UN MEJOR SERVICIO EN NUESTRA PARROQUIA.
GRACIAS.

REQUISITOS PARA SACRAMENTOS