LA ASAMBLEA DOMINICAL

CATEQUESIS SOBRE LA EUCARISTÍA 4

LA ASAMBLEA DOMINICAL


PARA COMENZAR.
-          Una celebración conlleva un sentido de encuentro con otros hermanos. La Eucaristía es para vivirse como comunidad y asamblea ¿quiénes conformamos esa Asamblea?



La Asamblea Dominical:
Una verdadera celebración litúrgica tiene como objetivo la “participación completa, consciente y activa de todos los fieles”.  Una buena celebración es el resultado de la participación de todos los miembros de la asamblea. 

El Concilio Vaticano II nos recuerda que Cristo se hace presente en la Eucaristía al menos en cuatro formas: 1) En la Asamblea (Mt 18,20 “donde dos o más se reúnen en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos”)   2) En el sacerdote,  3) En la proclamación de la Palabra,  4) En el Pan Eucarístico compartido.
Tal vez todos somos conscientes de las tres últimas formas, pero la primera y fundamental presencia es en la Asamblea misma, ahí se manifiesta el Sacerdocio Común de todos los bautizados.  La Asamblea está llamada a ser canal de la gracia para manifestar la presencia de Cristo en la celebración y en la vida diaria. Hay que recordar que la palabra “iglesia” significa “asamblea”. Y asamblea quiere decir una comunidad organizada.

Esto pide que hagamos un esfuerzo por sentirnos “comunidad” organizada, y que en nuestras misas haya un espacio de interacción con los demás. Son varios los elementos que nos pide la eucaristía para vivirla como “Asamblea”: la recepción y acogida al entrar, los saludos,  el canto en común, las respuestas comunes,  el rito de la paz, la comunión, el orden de la celebración… Hemos de hacer un esfuerzo para crear el ambiente de comunidad, de acogida, de convivencia, de escucha comunitaria... son formas de hacernos sentir que formamos parte de una familia, unidos a Cristo nuestro Hermano mayor para honrar al Padre común.
 
Una consecuencia es la disponibilidad para prestar los diferentes servicios que se requieran, y la apertura para hacer más variada esa participación. Hablamos de los encargados de la recepción, del grupo de canto, de los lectores, de los que llevan las ofrendas, los que recogen las aportaciones económicas, el acólito, etc. Aunque para que todo eso será “organizado”, hay que tener un mínimo de preparación en ese servicio.



Misioneros Pasionistas
Parroquia del Espíritu Santo y Señor Mueve Corazones
II Vicaria, IV Decanato
Arquidiócesis de México



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ESCRIBE AQUI TUS COMENTARIOS, OPINIONES, QUEJAS Y SUGERENCIAS PARA UN MEJOR SERVICIO EN NUESTRA PARROQUIA.
GRACIAS.

REQUISITOS PARA SACRAMENTOS